¿RAYOS UVA SÍ, RAYOS UVA NO?

Mucho hemos visto ya en cuanto a tratamientos de belleza se refiere. Ahora que empieza a salir el sol con más frecuencia y parece que el buen tiempo está picando a la puerta, nos empieza a apetecer quitarnos las chaquetas y las bufandas y tenemos ganas de solecito, terracita y buen tiempo, ¿y por qué no?, también tenemos ganas de estar morenos.

Hoy desde no más grises queremos explicar qué es esto de la caña de azúcar y por qué os lo proponemos como alternativa a los rayos UVA.

La caña de azúcar es un tratamiento de belleza que permite estar moreno/a para una determinada fecha sin sufrir ningún tipo de reacción ni contraindicación. La caña de azúcar es un compuesto de dihidroxiacetona, también llamada DHA, y el principal elemento del compuesto de la caña de azúcar es un derivado incoloro 100% natural que cuando se pulveriza sobre la piel y entra en contacto con sus proteínas, genera de inmediato una reacción natural de oscurecimiento o bronceado instantáneo sin riesgo para la salud, en una única sesión de 5 minutos

El bronceado artificial que se obtiene es el resultado de la reacción del azúcar con la queratina de la piel. La DHA no es un tinte o un pigmento, por lo que el bronceado final no deja una tonalidad amarillenta o anaranjada.

La DHA es una molécula de gran tamaño a la que le resulta imposible penetrar en las capas profundas de la piel. Al actuar en la parte superficial de la epidermis, la DHA no llega a penetrar en la piel, con lo que evitamos el riesgo de reacciones alérgicas. Es importante destacar que en este proceso no interviene la melanina.La aplicación se realiza en los centros de belleza o estéticos, mediante micropulverización de DHA sobre la piel mediante equipos HVLP a un precio asequible.

En cuanto a la preparación previa para realizarse este tipo de tratamiento de belleza, únicamente es conveniente realizarse una exfoliación previa que  servirá para eliminar  las células muertas de la piel, y permitir que la capa superficial de la piel esté uniforme y preparada para la sesión. Al exfoliar la piel antes del tratamiento se consigue que la DHA actúe sobre la piel nueva, con lo que se conseguirá un bronceado de mayor calidad y de mayor duración, y en principio se tendría que eliminar el riesgo a 0 el que nos pudieran aparecer roales blancos.

Como os estamos explicando los aspectos positivos de este tratamiento, también os queremos “advertir” de los riesgos que tiene esta opción:

Uno de los riesgos que se corren al hacerse “la caña de azúcar” es que el color que puede quedar después de la sesión puede  no quedar como esperabas (por eso os recomiendo que os hagáis una con tiempo… para ver si queréis lucir ese tono en ese día especial) , que queden manchas blancas y que si os hacéis este tratamiento no os podréis duchar 8 horas después de hacéroslo y se ha de tener en cuenta que el sudor podría hacer perder la tonalidad del bronceado.

A favor: normalmente queda muy natural, estás morena en una única sesión, no hay riesgos de alergias porque la DHA no entra dentro de la piel , sino que se queda en la superficie de ésta, y además no es dañino para la salud.

¿Cuál es vuestra opción?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s